Fichas de plantas

                                
Existe evidencia fósil de helechos de entre 345 y 395 millones de años de antigüedad





Helechos decorativos


Existen pocas plantas tan decorativas como los Helechos, no necesitan de floración ni de grandes hojas ornamentales, son, por si solos, enormemente decorativos. Un Helecho colocado en un rincón de una habitación siempre dará una nota de belleza y vida.

En el caso del Helecho Nephrolepis, resulta uno de los más conocidos y por lo tanto más utilizados en la decoración de interiores.

Es perfecto para dar un toque elegante presentado tanto sólo como combinado con otras plantas, con o sin flor.

Cuando se utilice como aderezo decorativo en una mesa o en algún rincón de una estancia, por un corto periodo de tiempo, hay que cumplir unos requisitos básicos para que no padezca un parón en su desarrollo: aportarle en lo posible una buena dosis de humedad e iluminación y devolverla lo antes posible al lugar donde se aloja habitualmente.






Cultivar Helechos

Origen: Los Helechos constituyen un gran número de especies. Los que se utilizan para interior generalmente proceden de países tropicales con climas templados y húmedos.

La compra: A la hora de comprar Helechos hay que elegir aquellos ejemplares que tengan el follaje sano, sin tallos rotos ni hojas marrones o estropeadas.

Drenaje: Los Helechos necesitan riegos frecuentes para mantener la tierra siempre húmeda, pero no toleran los encharcamientos. Al trasplantarlos hay que colocar una buena capa de guijarros para que el agua escurra libremente.

Nunca sol: La situación idónea es donde reciban una luz indirecta y tamizada. En verano situarlos lo más alejados posible de la luz solar directa.

Pulverizar: Es imprescindible las pulverizaciones diarias durante el verano: con agua blanda y templada, la mejor es el agua de lluvia. Si no es posible, hay que hervirla y dejar que se enfríe antes de pulverizar. El resto del año se humedece toda la planta cada cierto tiempo.

Humedad: La clave para acertar en su cultivo es proporcionarles entornos con elevada humedad. Es muy útil colocar la maceta en un plato con agua y piedrecillas. Hay que asegurarse que la base de la maceta no está en contacto con el agua.

Podas: Realmente no lo requieren, sólo necesitan que se corten los frondes rotos o que se hayan vuelto marrones. El corte se debe efectuar lo más a ras posible de la tierra.

Plagas: Son relativamente resistentes a las plagas; de hecho, suelen aparecer cuando la planta está debilitada por unos cuidados inadecuados.

Floración: Los Helechos no producen flores ni semillas. Se reproducen por medio de esporas.

Trasplante: Conviene hacerlo a partir de mediados de la primavera cuando ya comienza el tiempo cálido y siempre que la planta esté densa de raíces.

División: Es la mejor forma de reproducir los Helechos, ya que la reproducción por esporas es bastante complicada. Hay que asegurarse que las raíces queden cubiertas, pero sin apretar mucho la tierra.

Puntas secas: Si las puntas de los frondes se tornan marrones es que la tierra está demasiado seca o que la planta no recibe la suficiente humedad ambiental.

Agrupar: La mayoría de Helechos combinan perfectamente agrupadas con otras plantas siempre que no se les exponga al sol. Se benefician de la humedad creada por las plantas que tienen cerca y dan menos trabajo.

Ventilación: Los Helechos prefieren estancias frescas y ventiladas, sin corrientes de aire, y que se les mantenga alejados de las fuentes de calor como radiadores o estufas.

Abono: En general todos los helechos necesitan ser abonados en época de crecimiento cada diez días aproximadamente, con un fertilizante líquido para plantas verdes añadido al agua de riego.

En exterior: Entre la primavera y finales del verano se encontrarán perfectamente en el exterior, bien sea en el balcón o en el jardín, por supuesto siempre en un emplazamiento a la sombra.

0 comentarios:


© Mis helechos